HISTORIA:

Los salesianos cooperadores son la primera rama fundada por Don Bosco de la Familia Salesiana. Nace de la necesidad que tiene Don Bosco de obtener cooperadores para sacar adelante su sueño y poder brindar a los jóvenes, su ideal de sistema preventivo.

La obra de Don Bosco nace en 1841 cuando el joven sacerdote de origen campesino se da cuenta de la realidad escabrosa de los muchachos pobres de una Turín que comienza a vivir a plenitud su propia revolución industrial. Don Bosco renuncia a la posibilidad de ganarse la vida como sacerdote al servicio de la clase burguesa de la ciudad y prefiere abrir espacios para el desarrollo y formación de los muchachos que nadie cuidaba.

Muchas personas que hoy comprenden el significado de la propuesta de Don Bosco sea desde un punto religioso o desde un punto social son lo que se conoce como cooperadores.

Su propia madre, Margarita Occhiena, su director espiritual, José Cafasso y posteriormente grandes personalidades de la vida social se inscribirían en el proyecto educativo de Don Bosco.

Por otra parte, Don Bosco inspiraría su método a la prominente figura de san Francisco de Sales, cuyo carisma espiritual y amabilidad sellarían la experiencia educativa de Don Bosco. Para Don Bosco, los salesianos cooperadores son considerandos salesianos externos, es decir, que sin asumir los votos religiosos como lo sería para los sacerdotes, salesianos coadjutores y salesianas, viven en plenitud su carisma salesiano permaneciendo en la sociedad civil y llegando a aquellos sitios en donde los religiosos por su naturaleza no pueden llegar siempre en pro y beneficio de los jóvenes.

Los salesianos cooperadores se encuentran insertos en la sociedad civil, conformando la rama laical de la Familia Salesiana. De esta forma su campo de acción es doble, por un lado son colaboradores de los salesianos en sus obras y por otro lado realizar obras salesianas allá dónde los salesianos y salesianas no pueden llegar. Los salesianos cooperadores viven con un estilo cristiano y salesiano en los distintos ámbitos de su vida cotidiana como son su familia y su trabajo. Para conseguirlo, Don Bosco les dejó escrito un Proyecto de Vida Apostólica que les ofrece un camino auténtico de santificación apostólica, según las exigencias de la Iglesia y del mundo actual.

Los candidatos a la Asociación de Salesianos Cooperadores deben aceptar un periodo de preparación que se conoce como formación y que sigue las directivas de cada región o inspectoría. Ante todo y lo más importante el candidato debe ser una persona que se identifique a plenitud con el carisma de Don Bosco, es decir, que se preocupa de la educación y salvación del joven, especialmente de aquel que está en peligro o en situación de necesidad.

EN LA ACTUALIDAD:

 

 

Asociación de Salesianos Cooperadores Cabezo
       Avda. Alto de las Atalayas, 43
       30110 Cabezo de Torres (MURCIA)
      Tel. 968 89 97 19 
      Fax 968 83 33 21
      email :: cooperadores.cabezo@salesianos.edu